Confirmado: el cuerpo encontrado en Centenario era de Agostina. Investigan los hechos de su muerte 

Policiales 17/05/2021
marcha-en-Cipolletti-por-la-muerte-de-la-joven-hallada-en-Centenario-2

El fiscal jefe de Neuquén Juan Agustín García y la fiscal del caso María Eugenia Titanti confirmaron que el cuerpo hallado en la meseta de Centenario pertenecía a Agostina Gisfman, la joven que vivía en la Cipolletti.

Es el cuarto femicidio que se comete en Neuquén en lo que va del año.

Aunque la investigación todavía debe determinar si la joven fue asesinada en esta provincia o en Río Negro. La última vez que se la vio con vida estaba en la rotonda de las rutas 151 y 22, en Cipolletti.

Momentos antes de la desaparición 

El viernes pasado, entre las 17 y las 19, Agostina Gisfman (22 años) estaba en la rotonda de la ruta 151 y 22. Una cámara de vigilancia captó el momento en que descendió de un vehículo y un rato más tarde subió a otro. Desde entonces nada más se supo de ella.

centenario-homicidio-meseta-2jpg

Los investigadores de las fiscalías de Neuquén y Cipolletti creen que el cadáver que apareció el sábado en la meseta de Centenario, irreconocible porque lo prendieron fuego, pertenece a Gisfman.

Incluso obtuvieron una segunda filmación, de otra cámara de seguridad, que graba el comienzo de una fogata en el basural clandestino ubicado a 3.000 metros del autódromo provincial, al final de la calle Juan Perón, en dirección hacia el lago Mari Menuco.

Entre las muchas dudas que aún ensombrecen el caso, estos son los primeros indicios que podrían conformar una hipótesis de lo que sucedió con la joven, que vivía con su pareja y su hijo de un año y medio en el barrio Villarino de Cipolletti.

La existencia de los videos la dio a conocer por una radio la dirigente barrial Lilia Calderón, después de una charla que tuvo con el fiscal Martín Pezzetta, de Cipolletti.

Fuentes allegadas al fiscal jefe de Neuquén, Agustín García, le pusieron cautela a tales afirmaciones. Esperan que los videos sean editados por un programa especial y visualizados por expertos antes de avanzar.

¿Por voluntad propia?

Una de las sospechas es que Agostina subió al vehículo por su propia voluntad, quizá porque el conductor era alguien de su entorno, o que por lo menos ella conocía.

El sábado a las 14, su pareja radicó la denuncia en la comisaría 24 de Cipolletti por desaparición de persona. Media hora antes, un cartonero había encontrado el cuerpo a 40 minutos de allí y dado aviso a la policía.

La pareja está dentro del círculo de sospechas. La víctima convivía con él desde hacía un tiempo, y tenían un hijo de un año y medio. Ella se alejó de su familia desde que terminó la escuela secundaria, según testigos.

Los cuatro allanamientos

Entre ayer y hoy hubo cuatro allanamientos en la ciudad rionegrina. No hubo demorados, sólo secuestraron celulares y otros elementos de interés para la investigación.

Uno fue en la casa de la víctima; el segundo en el domicilio de un testigo reticente que no respondía a las citas; el tercero en la casa de un hombre que el domingo denunció que le incendiaron el auto, y el último en el domicilio de un conocido de Agostina que la vio el viernes a la tarde. Quizá fue el último, antes del femicidio.

Ayer el fiscal jefe Agustín García volvió a recorrer el basural clandestino en el que apareció el cuerpo. El trabajo científico se encargará de determinar si allí mismo la mataron, en base a los rastros e indicios obtenidos en el lugar.

La causa de la muerte

La autopsia no logró determinar la causa de la muerte. Estaría descartado el uso de arma de fuego, pero el estado del cadáver no permitió a los médicos forenses llegar a una conclusión sobre el medio empleado. Dependerán de pruebas que llevan más tiempo, en particular los estudios anatomopatológicos.

También se procuró extraer muestras para tratar de establecer si en el cuerpo de la víctima había rastros de alcohol, drogas o medicamentos.

En cuanto a la utilización del fuego, habría sido para borrar rastros y demorar la identificación del cuerpo. Se investiga si utilizaron algún acelerante.

Para establecer su identidad pudieron tomarle las huellas dactilares de una de las manos. Los dedos no se quemaron porque Agostina murió con el puño cerrado.

Diario Rio Negro 

Te puede interesar