Oftalmólogos evalúan dejar de atender obras sociales y prepagas

186489763_2923297057945554_5373101282248961506_n

 “Ninguna obra social y prepaga ha acompañado el aumento a la par de la inflación. Por otro lado, todos los insumos -desde la cirugía más simple hasta la más compleja- han tenido un aumento a precio dólar. Eso dificulta tener una buena prestación”, explicó Jorge Mancini, presidente de la Sociedad de Oftalmólogos de Río Negro.

Si bien la problemática con las prepagas se está analizando a nivel nacional, en Río Negro la situación es aún más grave por “el estancamiento del aumento de la cápita” en pacientes del Pami y “la falta de acompañamiento del Ipross”.

Mancini aseguró que del Pami, proviene el mayor flujo de pacientes y no perciben un aumento en la cápita desde agosto del 2019. “Acá tenemos la dificultad más grande ya que muchos pacientes requieren cirugía o tratamiento por el tipo de población. Del Ipross, hemos recibido una propuesta pero por debajo de lo que veníamos exigiendo”, subrayó este oftalmólogo de General Roca.

Según indicó, el Pami paga 570 pesos por cada prestación, las obras sociales que “mejor abonan” llegan a los 1.200 o 1.600 pesos cuando “una prestación pediátrica puede alcanzar los 2.000 pesos”. “Tenemos un desfasaje del 150% con Pami. Según el Consejo de Oftalmología, una consulta debería costar 3.000 pesos. No exigimos eso pero Pami, por ejemplo, debería estar a más del doble de lo que paga ahora. El resto las obras sociales deberían acercarse al 100% de aumento”, dijo.

En este momento, el Consejo Argentino de Oftalmología (CAO), que reúne a los oftalmólogos de todo el país, se reúne con las diversas sociedades provinciales para evaluar la postura de cada sector. “El acompañamiento debe ser masivo. Estamos negociando con cada obra social y evaluando las respuestas. Hasta ahora, tenemos respuestas nulas. En un caso, exigimos un 35% de aumento y nos ofrecieron un 7%, escalonado a un año. Es difícil negociar así”, comento.

Con respecto a la posibilidad de eliminar como intermediarios a las obras sociales, prepagas y mutuales, Mancini recalcó que “cuesta la prestación diaria pero además, la aparatología que requerimos cambia cada dos o tres años. Nos estamos nivelando para abajo”.

 “La posibilidad de abrirnos se plantea en tanto no vemos que acompañen. Ellos aumentan el costo de la cuota mensual a sus prestadores pero no lo trasladan a los médicos. Venimos de un 2020 -y lo que va del 2021- en el que el número de prestaciones y prácticas ha disminuido sustancialmente”, dijo. 

Y agregó: “Ese gran número monetario no está en el bolsillo de los pacientes pero tampoco se refleja en las prestaciones de los médicos. Hay un intermediario que gana mucho y queremos saltear ese intermediario”.

Diario RN

Te puede interesar