El gobierno busca tratar la ley petrolera antes del cambio del Congreso

Energia 16/11/2021
Imagen-martinez

Tras el resultado de las elecciones que marcarán cambios en la composición, el oficialista espera apurar el debate. Neuquén se consolida como la gran opositora.

El proyecto de ley de Promoción de las Inversiones en el sector Hidrocarburífero es el caballito de batalla del gobierno en el sector energético. La iniciativa no solo formó parte de la plataforma de campaña del presidente Alberto Fernández, sino que también es la jugada más esperada por una industria que podría generar un fuerte flujo de los tan ansiados dólares para las arcas nacionales.


El resultado de las elecciones pone al proyecto ahora en una suerte de cuenta regresiva si desde el oficialismo no se quiere volver a contar los porotos de los votos.

Pero los tiempos son acotados. La propuesta fue presentada ante el Congreso a mediados de septiembre y quedó virtualmente presa de la campaña electoral.

Salvo algunos avances en torno a la consolidación de las críticas realizadas y un listado de los oradores a ser invitados, que concentró el senador por Río Negro, Alberto Weretilneck, la propuesta no ha tenido más avances legislativos.

Donde sí ha concentrado la atención es en el terreno mediático, en donde el gobernador de Neuquén y presidente de la Organización de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi), Omar Gutiérrez, se ha erigido como el principal objetor del proyecto, con el apoyo en las últimas semanas del alma mater de la Lista Azul, el exgobernador Jorge Sapag.

Desde el gobierno, y en especial el asesor de la Presidencia en temas de energía, Ariel Kogan, no se dudó el tildar los cuestionamientos de Neuquén como una estrategia en “defensa de los intereses de alguna petrolera”, que claramente no sería YPF.

Sin embargo, el eje de las críticas realizadas por Gutiérrez y Sapag tiene que ver con aspectos de fondo no solo de este proyecto de ley, sino de la ley madre de la industria como es la Ley de Hidrocarburos, la 17.319 de 1967.

Si bien desde el oficialismo se indicó que el atacado artículo 90 del proyecto de ley “solo cambia una palabra”, en referencia a la alteración del término ministerio de Energía por secretaría, el foco de atención está no en la letra en sí, sino en lo no escrito.

El artículo propuesto plantea sustituir al artículo 97 de la ley 17.319 a los efectos de ser la secretaría de Energía la autoridad de aplicación de “los permisos de exploración, las concesiones de explotación, las concesiones de transporte y/o las concesiones de almacenamiento subterráneo que se otorguen respecto de las áreas hidrocarburíferas en el ámbito de su competencia, en materia técnica, de seguridad y ambiental”.

Pero precisamente, el texto propuesto no aclara que Nación será la autoridad de aplicación solo en las jurisdicciones federales, siendo las provincias la autoridad en sus territorios como marca hoy la ley.

Este no es un detalle para nada menor, ya que si bien desde el oficialismo acusan a Gutiérrez de tener una lectura “sesgada” del texto, en la práctica tal redacción podría dejar en manos del gobierno nacional la definición de las inversiones en la prolífera Vaca Muerta.

Desde el Congreso, Weretilneck aseguró días atrás que están dadas las condiciones para llevar el debate a votación antes del 10 de diciembre, eludiendo así el cambio de composición del cuerpo.

Pero todos los números indican que, aún logrando ese paso, el debate en la Cámara Baja se dará ya con la nueva conformación surgida de las elecciones de este domingo.

Te puede interesar