Imputaron por amenazas a la madre del estudiante por los hechos de violencia en Catriel

cet21 (1)

Es por el grave conflicto institucional en un colegio secundario. El ministerio de Educación no se expresó sobre la situación. En la audiencia un docente reveló que no pueden garantizar la seguridad de los estudiantes.

Mientras el gobierno provincial hace silencio ante el grave hecho de violencia que se suscitó la semana pasada en un colegio de Catriel, la fiscalía avanzó en la acusación contra la madre por amenazas. En la audiencia de formulación de cargo que se desarrolló esta tarde, un docente reconoció que no pueden garantizar la seguridad del estudiantado. Justamente uno de los reclamos de la imputada es la falta de acceso a la escolaridad de su hijo que no le permiten ingresar al colegio por un conflicto que arrastra varios meses.

Una jueza de Garantías de Cipolletti dio por formulados los cargos por amenazas que impulsó la fiscala de Catriel Analía Díaz y el fiscal jefe Gustavo Herrera. La magistrada Agustina Bagniole argumentó que los insultos que la mujer propinó a los directivos del establecimiento tienen los atributos de amenazas y por eso la mujer quedó imputada en un proceso penal.

En tanto no hizo lugar al requerimiento de la fiscalía para que la mujer se someta a una pericia psicológica. También rechazó el pedido de una prohibición de acercamiento al colegio. «No podemos impedirle que se acerque a la escuela, tiene un hijo que va al colegio», indicó la magistrada.

El conflicto que aconteció la semana pasada en el CET 21, es de larga data. Lo detalló la propia imputada en la audiencia de formulación de cargos. La mujer reconoció que insultó a los directivos, que explotó por la falta de atención a su hijo y por el maltrato que entiende ejercen sobre él los directivos.

A mediados del año se dispuso que el estudiante no asista al colegio, salvo para una serie de actividades a contraturno. Por estos hechos también intervino la SENAF (Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de Río Negro) y la ETAP (Equipos Técnicos de Apoyo Pedagógico).

La mujer aseguró que el ministerio de Educación no dispuso de un docente para que pueda garantizar la escolaridad, ya que al horario matutino no puede acceder al colegio. Fue uno de los desencadenantes del conflicto.

Uno de los docentes que intervino en la audiencia reveló que hay un gran malestar en la comunidad educativa porque los padres están exigiendo la garantía de la seguridad para sus hijos. Incluso muchos padres decidieron no enviar a sus hijos al colegio.

Quedó claro a partir de ese planteo la falta medidas por parte del ministerio de Educación que no se expresó sobre la situación puntual y no dio respuestas al conflicto.

La mujer aseguró que la víctima es su hijo, que hace varios meses sufre el acoso y violencia de varios compañeros y que por eso reaccionó ante lo que ella entiende que es una «inacción» del gobierno y especialmente del ministerio de Educación.

El hecho fue así: la madre de un estudiante de segundo año del CET 21 fue al colegio para recriminar a las autoridades la falta de atención a su hijo que hace meses, aseguró ella, sufre bullying y acoso por parte de sus compañeros. (Diario Río Negro)

Te puede interesar