Capturaron en Catriel a hombre condenado y prófugo por femicidio en San Juan 

Policiales 13/04/2021
multimedia.normal.94f17eb6c809d649.66383030783435302d3635323931305f3730343335365f343933395f6e6f726d616c2e6a7067
Foto Gentileza Facebook; Miguel A. Parra

Este martes, personal de la Brigada de Investigaciones de Cipolletti capturo en Catriel a Jesús Antonio Mereles, condenado a prisión perpetúa por la violación y el femicidio de una joven sanjuanina, en  2003. La Corte Suprema de Justicia había confirmado su condena, pero el hombre “desapareció de un día para otro” y ya no lo pudieron encontrar más.

Mereles fue detenido hoy en la zona de «El Pozón», “cerca de Cuatro Esquinas y Lote 15”. Quedó detenido en la U9,  será trasladado al penal de Cipolletti, y  posteriormente será puesto a disposición de la justicia sanjuanina. Hacía aproximadamente un mes y medio que Personal de la Brigada de Investigaciones de Cipolletti le seguía los pasos. 

Según señalaron fuentes policiales, el hombre se había radicado desde hace varios años en nuestra localidad junto a algunos familiares. Estaba conviviendo con su pareja y contaba con un trabajo estable en la industria petrolera. 

"En 2015 ingresa a Catriel a trabajar para una empresa petrolera. Contaba con buen poder adquisitivo, por lo que  se cambiaba de casa cada tanto y, por eso, esperamos encontrarlo en la vía pública para detenerlo", confiaron fuentes con acceso a la investigación a un medio regional. 

Según comentaron también, “Pocos días atrás había presentado la renuncia laboral tras sufrir el fallecimiento de un familiar, y la Policía sospecha que el condenado tenía previsto mudarse a otra localidad”. Personal vestido de civil ubicó a Mereles mientras caminaba solo, "No había cambiado para nada su identidad", revelaron las fuentes.

El hecho por el cual estaba condenado

La violación y el asesinato de Antonia ocurrió el 31 de mayo de 2003, en Villa Media Agua, provincia de San Juan, cuando la víctima tenía apenas 17 años. Los medios locales revelan que fue un boliche, a la salida le pidió a un conocido que la acompañe a su casa y ese hombre, “lejos de ayudarla, la sentenció a muerte”.

Fabio Menéndez, junto a Jesús Antonio Mereles, Carlos Alberto Arredondo y otro muchacho, al que señalaron como Carlos Andrés Baigorria, violaron a la joven camino a su casa. Se cree que se turnaron para abusar de ella.

La joven quedo totalmente indefensa y desvanecida producto de la brutalidad que sufrió su cuerpo y finalmente  fue arrojada por estos hombres a una canal donde falleció ahogada. La encontraron varios días después. Más precisamente, el 9 de junio de 2003.

  

Una nena que salió de su casa para buscar leña se cayó al canal donde habían arrojado el cuerpo de Antonia, y al intentar salir de ahí, vio entre la basura el cadáver de la joven. Avisó a sus padres y, luego, la Policía tomó conocimiento del macabro hallazgo.

El único que terminó preso en ese momento fue el femicida prófugo de la Justicia. Menéndez cayó varios años después; y Arredondo, el otro implicado, al final declaró como testigo. Relató como Mereles y Menéndez violaron y asesinaron a la joven Antonia.

En noviembre de 2012, fueron juzgados y condenados a prisión perpetua por violación y femicidio. Menéndez quedó preso, no así Mereles. Fue beneficiado con la libertad hasta que quedó firme la sentencia. “Y se perdió de vista”. Cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó el fallo, al violador y femicida condenado ya no lo pudieron encontrar. 

Fuentes allegadas a la detención del femicida y violador, llevada adelante por la Brigada de Cipolletti, indicaron que comenzaron a seguirle el paso luego de haber conocido la historia que fue publicada en julio de 2019. En la nota no sólo aparece el nombre del prófugo sino también su foto, por lo que rápidamente fue identificado.

Te puede interesar